Mitos (falsos) sobre las plantas

Muchos son los mitos y leyendas que conviven con nosotros hoy en día. Hay algunos de más ciertos, y otros de menos. Hoy queremos centrar este artículo en desmentir algunos mitos (falsos) sobre las plantas, haciendo justicia a este conjunto de seres que ya está bastante castigado como para que encima les encasillemos bulos.

Dormir con plantas puede ser peligroso

Este quizás es una de los más popularizados, y a la vez de los más erróneos. Nos han llegado clientes afirmando que, para hacer la fotosíntesis, durante el día las plantas absorben dióxido de carbono (CO₂) y expulsan oxígeno (O₂), mientras que por las noches, en la oscuridad, las plantas absorben oxígeno y expulsan dióxido de carbono. Como consecuencia, creen que, al dormir, nuestras verdes compañeras nos robaran todo el oxígeno de la habitación y acabaremos con un resultado fatal.

Pues bien, esto es cierto, pero solo en parte. Es cierto que las plantas en ciertos momentos del día, cuando no reciben luz, absorben oxígeno y expulsan dióxido de carbono. Ahora bien, la cantidad de oxígeno que consumen es tan mínima, que solo en casos extremos podrían ser perjudiciales, como por ejemplo si el afectado es una persona con problemas de respiración graves.

Es más, hay muchas plantas cuyos efectos en las horas de sueño son beneficiosos para la salud, como por ejemplo la Sansevieria, que ayuda a purificar el aire, o la lavanda, con un aroma relajante que alivia la ansiedad. ¿Te lo has pensado bien esto de dormir sin plantas?

Las hojas de laurel funcionan como antibiótico

Error. Si bien es cierto que algunas plantas y flores cuentan con potentes propiedades curativas, este no es el caso del laurel, y menos como antibiótico. Este bulo se ha popularizado porque existen algunas similitudes entre algunas de las sustancias que encontramos en el laurel y algunos de los ingredientes que componen los antibióticos. Según han publicado distintos estudios, se necesitarían unas cantidades mucho mayores de estas sustancias para que tuvieran un efecto realmente considerable.

Aunque no nos puede ayudar en este aspecto, sí que es cierto que el laurel es beneficioso para la salud, pues puede, entre otras ventajas, reducir los gases y la acidez.

Las plantas sienten dolor

La verdad es que es una afirmación bastante poética, pero lamentamos (o nos alegramos, depende como lo mires) comunicar que es falsa.

Bien es cierto que algunas plantas respondan ante ciertos estímulos, pero estas no cuentan con un sistema nervioso y, en consecuencia, no son capaces de percibir dolor.

Aunque no tengan estas capacidades sensoriales, las plantas son capaces de percibir su malestar, y ellas mismas han desarrollado estímulos para hacerlo saber, como por ejemplo cambios de color o desprendimiento de ciertos olores.

Y es muy importante entender que, aunque estas no sientan dolor, debemos cuidar y tratar con cariño a nuestras verdes amigas, ya que al fin y al cabo son seres vivos que requieren de un cuidado y atención para que sobrevivan.

Si te pinchas con un cactus te puedes envenenar

Hay quien cree que existen algunos tipos de cactus cuyas espinas pueden desprender substancias venenosas para los humanos… ¡Nada más lejos de la realidad!

Primero de todo tenemos que puntualizar el hecho que no todos los cactus tienen espinas. Estas espinas mencionadas tienen principalmente dos funciones: para entender la primera función, hace falta saber que las espinas de los cactus son la adaptación que estos han desarrollado de sus hojas para poder sobrevivir a climas extremos, ayudándoles así a perder el mínimo de agua. La segunda y quizás la más obvia, es su función como sistema defensivo. Estos pinchos ahuyentan a distintos depredadores a los que les gustaría degustar esta planta. Pero a diferencia de otras especies de plantas que sí contienen veneno, las espinas de los cactáceos solo tienen una función de defensa física.

ÀRTIC

Así pues, ¿no hay cactus venenosos? Bien, como hemos explicado anteriormente, los cactus no desprenden substancias venenosas al pincharte, pero si existen algunos cactus que, si son ingeridos en grandes cantidades, pueden producir efectos alucinógenos y otros problemas de salud.

Pero mirándolos de cerca, ¿tú crees que monadas como nuestro Kalahari o nuestro Siria, podrían hacerte algún tipo de daño? Como mucho algún pinchacito sí no vas con cuidado, pero no mucho más…

Estos han sido algunos mitos (falsos) sobre las plantas. Es importante contrastar las noticias que nos llegan, ya que solo buscando información para este artículo, hemos encontrado quienes afirman haber encontrado la cura del coronavirus y distintos tipos de cáncer con una simple infusión de plantas. ¡Ojalá fuera tan sencillo!

¿Conoces otros mitos falsos sobre las plantas? ¡Te leemos en los comentarios! 

Deja una respuesta